Geohealth News

Análisis Climáticos Para Una Mejor Predicción de Brotes de Diarrea

Investigadores han encontrado nuevas conexiones entre las condiciones climáticas del fenómeno “La Niña” y la enfermedad más letal para los niños a nivel mundial.

By

This is an authorized translation of an Eos article. Esta es una traducción al español autorizada de un artículo de Eos.

Globalmente, las enfermedades diarreicas matan a más de 1300 niños cada día, de acuerdo con el Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). La mayoría de estas muertes ocurren en niños menores a 2 años, en el sur Asiático y en África subsahariana.

Por mucho tiempo, los científicos han asociado los brotes de enfermedades diarreicas con patrones temporales como El Niño-Oscilación del Sur (ENSO). El ENSO oscila en un ciclo de 3 a 7 años entre El Niño (fenómeno asociado a temperaturas más cálidas en el océano) y La Niña (asociada a temperaturas más frías), afectando así, patrones locales del tiempo atmosférico, incluyendo temperatura y precipitación.

“Los episodios de El Niño han sido relacionados con brotes de diarrea en Perú, Bangladesh, China y Japón, pero los estudios de los efectos de ENSO en las enfermedades diarreicas en África se han limitado al cólera,” investigadores documentaron en un reciente estudio enfocado a las muertes infantiles relacionadas con la diarrea en Botswana. Además del cólera, los especialistas encontraron que agentes como el Rotavirus, Norovirus, Salmonella y otros patógenos estaban relacionados con la diarrea en la misma región.

“Obtener datos de incidencia de la diarrea en menores de 5 años es difícil. Los estudios existentes se basan sólo en los datos disponibles,” dijo Alexandra Heaney, estudiante de postdoctorado en la Universidad de California, Berkeley, la primera autora del estudio. (Anteriormente, cuando el estudio fue desarrollado, Heaney era estudiante de doctorado en Ciencias Ambientales y de la Salud en la Escuela Mailman de Salud Pública de la Universidad de Columbia).

Los cientìficos del equipo de investigación estudiaron datos del 2007 al 2017 del Distrito Chobe de Botswana, que tiene una población aproximada de 25,000 personas. Analizaron anomalías mensuales de temperatura de la superficie del mar, reportes de casos de diarrea semanales de 10 diferentes centros de salud y variables ambientales – incluyendo la altura del río Chobe, la precipitación y temperaturas diarias y precipitación regional registrada por satélites.

Estudiar el río Chobe fue crucial para los investigadores, porque la mayoría de las enfermedades diarreicas, incluyendo el cólera y Giardia, son provocadas por el agua que se consume. El agua tratada de este río representa el recurso principal para ocho de los nueve distritos de las villas.

Relación Entre La Niña y la Diarrea Infantil

“Las temperaturas más frías son condiciones asociadas a La Niña, también lo es el aumento de lluvia y por tanto la existencia de inundaciones de mayor magnitud en la región del Chobe durante la temporada de lluvias,” escribieron Heaney y sus colaboradores. Los investigadores utilizaron datos del ENSO de 5 meses atrás. Las condiciones rezagadas de La Niña fueron “asociadas a una mayor incidencia de enfermedades diarreicas en niños menores a 5 años a principios de la temporada de lluvias,” señalaron los científicos.

La relación se mantuvo incluso después de que la vacuna contra el Rotavirus fue introducida en Julio del 2012. “Tiene sentido que una vacuna no haya modificado mucho esta relación [entre el ENSO y los brotes de diarrea], porque el Rotavirus es un patógeno característico de temporadas secas y nosotros vimos los efectos más fuertes del ENSO en diarrea en temporada de lluvia,” dijo Heaney.

“Este es un estudio muy interesante e importante, aunque si se miran sólo los resultados estadísticos puede dar la impresión de que es un estudio más fuerte de lo que en realidad es. Es fácil confundirse al buscar solamente el impacto de algunos en un análisis de series de tiempo,” comentó Justin Lessler, profesor asociado de la Escuela de Salud Pública en John Hopkins, quien ha estudiado las relaciones entre El Niño y el cólera en África, mediante un email a Eos. “El problema aumenta su dificultad por los numerosos patógenos que pueden causar diarrea a los infantes. Sin embargo, aún con estas limitaciones, el artículo es bastante convincente y representa un tipo de análisis que me gustaría ver más seguido,” añadió.

¿Cómo Manejar el Problema?

“Creo que el mayor aporte de este estudio es que se demuestra la utilidad de los datos disponibles gratuitamente de ENSO para predecir diarrea en infantes menores de 5 años hasta por 5 meses por adelantado en una región en desarrollo con recursos limitados para poder hacer planificación,” apuntó Heaney. “En lugares donde los recursos son escasos, la planeación…puede hacer una diferencia abismal en cuanto a la prevención de la morbilidad y mortalidad de un brote de diarrea.”

Aunque hay plantas de agua potable que tratan el agua del río Chobe antes de ser consumida, es necesario seguir trabajando para entender cómo mejorar estos tratamientos para remover completamente los patógenos causantes de diarrea.

“Desafortunadamente, no sabemos qué le pasa al agua entre el río y la llegada de esta a los habitantes. Suponemos que el tratamiento del agua no es suficientemente bueno, pero debiéramos recabar información sobre la planta de tratamiento, misma que no nos fue facilitada, e idealmente, medir la calidad del agua proveniente de la planta de tratamiento y la que llega a los hogares de la comunidad,” dijo Heaney.

Este estudio fue publicado en Nature Communications en Diciembre 2019.

—Rachel Crowell (@writesRCrowell), escritora de ciencias

This translation was made possible by a partnership with Planeteando. Esta traducción fue posible gracias a una asociación con Planeteando. Traducción de Itzel Yamilet Moreno Ramírez, editado por Bernardo Bastien.

Citation: Crowell, R. (2020), Análisis climáticos para una mejor predicción de brotes de diarrea, Eos, 101, https://doi.org/10.1029/2020EO139431. Published on 12 March 2020.
Text © 2020. The authors. CC BY-NC-ND 3.0
Except where otherwise noted, images are subject to copyright. Any reuse without express permission from the copyright owner is prohibited.