Una nueva herramienta de mapeo podría ayudar a países como Vietnam a aprender de desastres pasados para prepararse para futuras inundaciones. Crédito: Lê Minh Đức/Wikimedia, CC BY-SA 4.0

This is an authorized translation of an Eos article. Esta es una traducción al español autorizada de un artículo de Eos.

Las inundaciones están aumentando en frecuencia y gravedad en todo el mundo. Pero a pesar del riesgo, pocos países están aprendiendo de las inundaciones pasadas para prepararse para las futuras.

A menudo, cuando una inundación retrocede, “no se mantiene ningún conjunto de datos ni se aprende ninguna lección.”

Eso se debe en gran parte a la falta de datos. A menudo, cuando una inundación retrocede, “no se mantiene ningún conjunto de datos ni se aprende ninguna lección”, dijo Hamid Mehmood, oficial de proyectos del Instituto de Agua, Medio Ambiente y Salud de la Universidad de las Naciones Unidas. Si un país mantiene mapas de sus inundaciones anteriores, los datos suelen estar desactualizados y no están digitalizados. Peor aún, dijo Mehmood, el 20% de los países no tienen mapas de inundaciones. Eso coloca a las comunidades, las economías y las cadenas de suministro en un riesgo innecesario.

Para abordar el problema, Mehmood y sus colegas diseñaron un programa que aprovecha la computación en la nube para crear mapas de inundaciones rápidos y gratuitos. El programa, llamado World Flood Mapping Tool (Herramienta de Cartografía Mundial de Inundaciones), puede mostrar la extensión de inundaciones anteriores en menos de un minuto. Esa capacidad tiene beneficios en todo el mundo, pero especialmente en los países del Sur Global con escasez de datos.

Participación internacional

La Herramienta de Cartografía Mundial de Inundaciones es una respuesta directa a la falta de datos históricos sobre inundaciones, pero también aprovecha las mejoras en la potencia informática. Anteriormente, los conjuntos de datos tardaban días en descargarse; ahora, gracias a los socios del proyecto Google y Mapbox, cualquier persona con acceso a internet puede utilizar la herramienta.

Los mapas se construyen a partir de datos Landsat de la NASA y pueden recrear inundaciones desde 1985 hasta el presente con una resolución de 30 metros. Un usuario ingresa las fechas de una inundación pasada significativa y la herramienta muestra qué tan lejos llegaron las aguas de esa inundación. Esa información puede orientar las rutas de evacuación futuras, destacar las brechas en la infraestructura e informar el desarrollo futuro.

La herramienta World Flood Mapping Tool puede producir mapas históricos de inundaciones con una resolución de 30 metros en menos de 1 minuto. Aquí, la herramienta mapea la inundación del Río Rojo de 2019 alrededor de Winnipeg, Canadá, mostrando diferentes capas de mapa: (a) vegetación marcada en Google Maps, (b) vegetación marcada en imágenes de satélite, (c) el índice de vegetación de diferencia normalizada, común en la detección remota y (d) la altura de la región por encima del drenaje más cercano. Haga clic en la imagen para ver una versión más grande. Crédito: Hamid Mehmood

Es importante destacar que el programa acepta conjuntos de datos adicionales de los usuarios. Los usuarios pueden superponer un mapa demográfico para ver dónde viven las poblaciones de edad mayor. Un mapa de los rendimientos de los cultivos puede mostrar dónde las inundaciones amenazan la seguridad alimentaria. La versión actual incluye datos de población incorporados y puede codificar por colores los edificios con el mayor número de residentes.

La herramienta tiene aplicaciones en todo el mundo y decenas de organizaciones internacionales contribuyeron a su producción. Los accionistas incluyen agencias de gestión de desastres en Afganistán, Myanmar y Sudán del Sur. Escuelas de computación de Canadá, Japón y Qatar ayudaron con la calibración del modelo. Las agencias de planificación y preparación en Kenia, Nepal y Sri Lanka, entre otras, ayudaron con la validación de datos.

Esos socios de datos proporcionaron mapas de inundaciones documentadas recientemente para probar la precisión de la herramienta. Una inundación en 2017 en Bangladesh dañó 89,030 hectáreas de arroz listo para cosecharse; la herramienta determinó los contornos del área inundada con un 83% de precisión. En Malawi y Mozambique, las inundaciones de 2015 desplazaron a 30,000 personas y provocaron un brote de cólera. La herramienta de mapeo coincidió con la zona de inundación con un 85% de precisión. En ocho estudios de caso, incluidas inundaciones en Australia, Chad y Tailandia, la herramienta mostró una precisión media del 82%.

Aplicaciones internacionales

La herramienta aún se está desarrollando, pero incluso los mapas semi precisos son una mejora en la mayoría de las regiones.

Aunque el pronóstico de inundaciones ha mejorado en Indonesia, por ejemplo, los mejores datos todavía están disponibles en áreas estratégicas como Yakarta en la isla de Java, dijo Idham Moe, ingeniero hidráulico de la Dirección General de Recursos Hídricos del Ministerio de Obras Públicas y Vivienda de Indonesia. Aunque millones de personas viven en Java, Indonesia tiene 6,000 islas habitadas; las observaciones por satélite mejorarían la gestión de datos para las regiones más remotas del país.

“La previsión sigue siendo un gran desafío porque realmente no tenemos los sistemas instalados.”

La herramienta también reduce los costos. Joash Bwambale es un ingeniero de agua y riego en Ingenieros sin Fronteras en Uganda. El mapeo requiere equipos costosos como ArcGIS, dijo, y los recursos para administrar una red de sensores remotos. “La previsión sigue siendo un gran desafío porque realmente no tenemos los sistemas instalados”, dijo.

La Herramienta de Cartografía Mundial de Inundaciones aborda en parte esas preocupaciones, proporcionando a los países con escasez de datos un seguimiento continuo para cartografiar el riesgo de inundaciones. Esos mapas luego pueden llegar a los tomadores de decisiones locales y a los agricultores.

“[El mapeo de inundaciones] no es un tema fácil debido a las limitaciones de los datos”, dijo Bwambale. “Creo que la mayor ventaja de esta herramienta para los que estamos en el sur es que nos ayuda a realizar investigaciones fiables que puedan informar fácilmente a los políticos”.

Eso coincide con el objetivo de Mehmood para el proyecto. “Lo que queremos hacer es llevar el mapa de riesgos al nivel de la calle para que los tomadores de decisiones locales puedan invertir en un puente o dique”, dijo. Aunque ese nivel de refinamiento aún no está disponible, “surgirá en el futuro”, dijo.

Por ahora, la herramienta gratuita está disponible para el público con un nivel de detalle que la distingue de otras herramientas de predicción del riesgo de inundaciones. Las actualizaciones futuras mejorarán la precisión espacial y temporal y ampliarán las funciones de predicción de inundaciones. El equipo espera que los usuarios de todo el mundo prueben la herramienta y brinden sus críticas.

“Este es el primer paso”, dijo Mehmood. “Entendemos que necesitamos mejorar la herramienta y esperamos recibir muchos comentarios de la comunidad”.

—J. Besl (@J_Besl), Science Writer

This translation by Pedro A. Tristán Flores (@pedroadad99), with editing by Anthony Ramírez-Salazar (@Anthnyy), was made possible by a partnership with Planeteando. Esta traducción fue posible gracias a una asociación con Planeteando.