Climate Change News

El debate sobre las proyecciones de emisiones energéticas de las Naciones Unidas

Un nuevo estudio encuentra el factor económico que controla la divergencia entre las trayectorias de las emisiones en las evaluaciones climáticas y la realidad.

By

This is an authorized translation of an Eos article. Esta es una traducción al español autorizada de un artículo de Eos.

No hay duda de que el cambio climático está reestructurando el planeta Tierra y que las cosas se están poniendo feas a medida que avanza el calentamiento global. El debate ahora se centra en qué tan mal se pondrán las cosas. Pero aún existen grandes incertidumbres cuando se trata de modelar el clima futuro. Siendo el principal de ellos: ¿Cuánto más dióxido de carbono emitirán los humanos y qué tan sensible es el sistema climático a todas esas emisiones de todos modos?

Para tener en cuenta esas incertidumbres, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de las Naciones Unidas creó varios escenarios de referencia, conocidos como Vías de Concentración Representativas (RCP, por sus siglas en inglés), para describir cuánto calentamiento podría resultar de una variedad de emisiones de carbono. Los escenarios de altas emisiones son sombríos.

El modelo más extremo, RCP 8.5, a veces llamado escenario de una situación sin cambios, describe la quema desenfrenada de combustibles fósiles, un aumento de la temperatura promedio global de casi 5°C y niveles medios del mar aproximadamente un metro más altos de lo que son hoy. Pero los expertos en clima y energía no están de acuerdo sobre qué tan probable es que este escenario de altas emisiones se cumpla. Un estudio reciente publicado en Environmental Research Letters encontró que las trayectorias de emisiones en las evaluaciones climáticas del IPCC superaron las emisiones de energía reales durante los últimos 15 años.

No es el primer estudio que sugiere que los peores escenarios climáticos del IPCC, que describen un mundo con un uso descontrolado de combustibles fósiles y poca o ninguna mitigación climática, estaban sobrepasando las emisiones de carbono reales. En la nueva investigación, los autores identificaron los motores económicos de esa divergencia.

Un vínculo ignorado entre la economía y el Medio Ambiente

Cuando Matthew Burgess, profesor asistente en el programa de estudios ambientales de la Universidad de Colorado Boulder, vio por primera vez los hallazgos de que las proyecciones de emisiones de energía del IPCC eran probablemente demasiado altas, recuerda haber pensado: “¡Por supuesto que lo son!”

El crecimiento económico y las emisiones han crecido más o menos a la par desde que comenzó la Revolución Industrial, y los escenarios de altas emisiones dependen del crecimiento económico continuo. Pero muchos economistas ahora se preguntan si la alta tasa de crecimiento del siglo pasado puede continuar durante el presente. “Hay un debate en la macro [economía] convencional que se ha disparado en los últimos 10 años”, dice Burgess, autor principal del nuevo estudio. “¿Qué pasa si es inevitable que el crecimiento se desacelere casi hasta detenerse en este siglo en los países desarrollados por una serie de razones que tienen muy poco que ver con el medio ambiente?” Se ha demostrado que el envejecimiento de la población, la deuda, el estancamiento de las tasas de logro educativo, la urbanización y la incorporación de las mujeres a la población activa ralentizan el crecimiento económico y podrían seguir haciéndolo en los próximos años.

Pero a Burgess le parece que no muchas personas del lado ambiental de las discusiones sobre el clima, estaban prestando atención a este debate económico, a pesar de sus claras implicaciones para los modelos de calentamiento global. “Empecé a indagar sobre algunas de las suposiciones económicas [en los escenarios], y hay algunas cosas bastante extrañas”, dijo.

Por un lado, RCP 8.5 predice que el uso de carbón se multiplicará por seis a finales de siglo, aunque los datos actuales sugieren que el uso mundial de carbón alcanzó su punto máximo en 2014.

Por otro, los escenarios no tienen en cuenta los impactos económicos de los daños climáticos. Esa es una omisión justificable, señaló Burgess, no se puede usar un modelo que asume daños para evaluar daños potenciales, pero ha llevado a algunas contradicciones extrañas. “Si te fijas en el escenario [Vía Socioeconómica Compartida] 8.5, se asume que el PIB [Producto Interno Bruto] per cápita en todas las regiones del mundo será superior a 120,000 dólares para 2100. Todo el mundo será [pagado como si fueran] empleados de Google, incluso en las regiones que hoy son las más pobres. Luego, observa otros estudios que dicen que si tenemos tanto calentamiento, habrá grandes partes de los trópicos que serán virtualmente inhabitables para la vida humana “, dijo. “Bueno, no vas a tener ambas cosas al mismo tiempo, ¿verdad?”

El equipo comparó los escenarios del Quinto y Sexto Informe de Evaluación del IPCC con las observaciones de las emisiones energéticas, la población, el PIB per cápita, la intensidad energética y la intensidad del carbono del mundo real de 2005 a 2017. Descubrieron que la mayoría de los escenarios de altas emisiones – no sólo RCP 8.5 – sobreproyectaron las emisiones de combustibles fósiles, en gran parte porque el PIB per cápita fue menor de lo esperado.

Crecimiento hacia el futuro

“Este artículo explica mejor los motores exactos de las diferencias históricas que hemos visto entre estos escenarios de referencia sin políticas y lo que realmente está sucediendo en el mundo real”, dijo Zeke Hausfather, director de clima y energía en el Instituto Breakthrough que no estaba involucrado en el estudio. El rápido aumento de la energía renovable y la caída del carbón permitieron que el sector energético se descarbonizara más rápido de lo que predijeron los escenarios de referencia, pero el principal motor de la divergencia, descubrió el equipo, fueron las proyecciones demasiado optimistas de crecimiento económico.

“Ese es un aspecto interesante, pero también es un desafío descubrir cómo evaluar en el futuro”, dijo Hausfather. “¿Es el pasado nuestro destino en ese tema? ¿O sería posible que hubiera un crecimiento económico más rápido en el futuro? Esa es una pregunta difícil de responder “.

Según Burgess, hay razones para creer que el crecimiento seguirá teniendo un rendimiento inferior. “Para ponerse al día en 2040, el crecimiento no solo tendría que dejar de ser repentinamente más lento que las proyecciones del IPCC, sino que tendría que comenzar a ser un poco más rápido, y más aún si se toma en cuenta el COVID”, dijo Burgess. Es más plausible que las tasas de crecimiento se pongan al día para fines de siglo, pero un aumento de los daños climáticos, un retroceso de la globalización posterior al COVID-19 y otros choques económicos impredecibles en los próximos años podrían seguir arrastrando las tasas de crecimiento. Aunque los choques económicos son impredecibles, Burgess ha descubierto que, en general, los choques negativos tienen mayores impactos que los positivos.

“¿Realmente pensamos que el COVID va a ser el último gran impacto para la economía global?” Preguntó Burgess. “Probablemente no.”

Es importante destacar que, enfatizaron los investigadores, el hecho de que las emisiones de energía sean más bajas de lo previsto no significa que el mundo pueda relajar su enfoque en la mitigación del clima. De hecho, la quema de combustibles fósiles no es la única fuente de emisiones de carbono. Un informe publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences de los Estados Unidos de América que contabilizaba las emisiones de los cambios en el uso de la tierra, así como las emisiones de combustibles fósiles, encontró que RCP 8.5 en realidad subestimó ligeramente las emisiones totales. Aunque el uso de combustibles fósiles es la principal fuente de emisiones de carbono, para los científicos del clima que quieran comprender los riesgos físicos del cambio climático, la cantidad total de dióxido de carbono atmosférico puede ser más importante que los caminos que tomó el carbono para llegar allí. En otras palabras, si el RCP 8.5 y otros escenarios de altas emisiones son relevantes depende de para qué los investigadores planean usarlos.

Pero todos parecen estar de acuerdo en que RCP 8.5 no debería ser conocido como “situación sin cambios” porque no vivimos en un mundo sin políticas. Burgess y sus colegas argumentan que los científicos deben hacer un mejor trabajo al distinguir entre escenarios relevantes para las políticas y los exploratorios. Si estos escenarios se van a utilizar para informar las políticas, deben actualizarse con más frecuencia para asegurarse de que se realicen un seguimiento con las condiciones del mundo real. Saber dónde fracasan los RCP actualmente puede ayudar a los investigadores a construir mejores escenarios en el futuro.

Un mundo más cálido

Incluso si cree que los escenarios de emisiones más bajas son ahora los más plausibles, todavía están lejos de ser ideales. “Todavía esperamos alrededor de 3°C o más de calentamiento para fines de siglo, que no es un mundo en el que queremos vivir”, dijo Hausfather.

No hay garantía de que el calentamiento se detenga allí, incluso si logramos reducir las emisiones. Hay tres fuentes principales de incertidumbre en estos modelos: qué tan sensible es el clima al carbono adicional, cómo los océanos y la tierra absorberán o liberarán carbono a medida que el mundo se calienta y cuánto más carbono verterán los humanos en la atmósfera.

“La presencia de estas grandes incertidumbres significa que no podemos descartar algunos de estos resultados de mayor calentamiento incluso en escenarios de emisiones más moderados y hace que sea aún más importante controlar el único tipo de incertidumbre en el sistema climático sobre el que tenemos control”, Hausfather dijo, “que son nuestras emisiones futuras”.

—Kate Wheeling (@katewheeling), Escritora de ciencia

This translation was made possible by a partnership with Planeteando. Esta traducción fue posible gracias a una asociación con Planeteando.

Text © 2021. The authors. CC BY-NC-ND 3.0
Except where otherwise noted, images are subject to copyright. Any reuse without express permission from the copyright owner is prohibited.